Artículos editoriales

Fecha: 07/09/08

¿Esta resolviendo la economía mexicana sus problemas?

Alejandro Gómez Tamez*

 

México continúa atravesando por serios problemas económicos: crecimiento insuficiente del PIB y de la actividad industrial, elevada inflación y tasas de interés, creciente nivel de desempleo, aumento de la cartera vencida de los bancos, entre otros. En este sentido, quisiera mencionar que en pasados artículos editoriales he advertido de las perversidades de la política monetaria restrictiva por parte del Banco de México en la actualidad, ya que al aumentar las tasas de interés ha ocasionado que haya un menor nivel de consumo e inversión, menor crecimiento del PIB y creación de empleos, sobrevaluación del tipo de cambio y menor crecimiento de nuestras exportaciones, entre otros elementos negativos.

 

Debemos recordar que antes de que el Banxico comenzará con su racha de aumento en las tasas de interés, tanto el Presidente de la República, como el Secretario de Hacienda y hasta el propio Secretario de la OCDE, hicieron un llamado al Gobernador del Banxico a que bajará las tasas de interés para así incentivar el crecimiento económico; y sin embargo, el banco central hizo todo lo contrario, lo que nos provoca cuestionarnos: ¿Para quién trabaja realmente Guillermo Ortiz? ¿A qué intereses sirve este funcionario? ¿Por qué al parecer solamente ha buscado hacer a los banqueros más ricos a costa de las familias y las empresas mexicanas que tienen que pagar mayores intereses por sus créditos?

 

Varios analistas hemos señalado que no era necesario elevar las tasas de interés en México, ya que la inflación que hemos estado viviendo es ocasionada por un entorno internacional en el cual han aumentado los precios de los energéticos, materias primas e inclusive materiales para la construcción como el acero; de tal manera que el restringir la oferta monetaria en México no sería una medida  efectiva. Sin embargo, el Banxico, totalmente insensible a la situación de dificultad de millones de mexicanos decidió aumentar las tasas de interés hasta llevarlas a un nivel de 8.25% anual.  Ahora que las presiones inflacionarias a nivel mundial comienzan a ceder, el Banxico se quiere vestir de héroe y comienza a manejar un discurso de que en México la inflación comenzará a bajar (queriéndonos dar a entender que es por su oportuna intervención, cuando en realidad es producto de la coyuntura internacional que presenta menor alza en los precios).

 

Así, el viernes 29 de agosto, el Gobernador del Banxico, Guillermo Ortiz Martínez,  afirmó que el periodo inflacionario podría estar llegando al final pero dejó en claro que las presiones predominarán por algunos meses porque "todavía hay presiones inflacionarias en la economía mundial"; y agregó que las expectativas de inflación en México están "bien ancladas" y reportan su punto de inflexión a principios del 2009 para después experimentar una baja gradual.

 

Sobre este punto, podemos comentar que si en realidad este es el caso, pues entonces le enviamos una felicitación al Banxico por haber “reflexionado” sobre este problema (que insisto, no era un problema ocasionado por un factor monetario en la economía nacional, sino internacional, y el alza en las tasas de interés es un costo muy elevado que nuestra economía ha estado pagando). 

 

Así, ante este panorama, corresponde hacer un recuento de lo que nos costó el “controlar” la inflación con mayores tasas de interés y menor liquidez en la economía nacional.

 

Podemos comenzar hablando de lo que esta pasando con el crecimiento económico. El jueves 28 de agosto se dio a conocer que la economía de Estados Unidos creció a un ritmo anual del 3.3% entre abril y junio de este año, esto es 1.4 puntos por encima del cálculo del gobierno. Pero en el entorno económico mexicano se observaron cambios negativos, ya que inicialmente la expectativa era que el PIB creciera este año 3.7%. Sin embargo, de acuerdo a la encuesta del Banxico a especialistas de economía, se espera que esta variable crezca solamente 2.4% en 2008, y que se creen menos de 400 mil empleos.

 

Aquí cabe comentar que se supone que los que tienen los problemas económicos más graves son los estadounidenses, y están creciendo más rápido que nosotros. Esto es producto de que allá la política económica fue al revés que aquí, la política monetaria consistió en bajar tasas de interés y la política fiscal regresó a los estadounidenses 150 mil millones de dólares.

 

Otro aspecto en el que repercute negativamente el alza en las tasas de interés es el de la evolución de la cartera vencida en la banca. Información del Banco de México revela nuevas señales de la crítica situación que ya enfrentan los deudores.

 

Al segundo trimestre del año, la cartera de crédito vencida tuvo un crecimiento de 16.50%, ubicándose en 44 mil 117 millones de pesos. Según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), el incremento fue provocado principalmente por los créditos al consumo, los cuales representaron el 60.74% de esta cartera, al experimentar un incremento de 22.24%.

 

Por su parte, de acuerdo con los registros del Banxico, en julio de este año el índice de cartera vencida en tarjetas de crédito se ubicó en 8.2%, la cifra más elevada en ocho años.  Los adeudos pendientes de los tarjetahabientes sumaron 19 mil 267 millones de pesos. Respecto a bienes de consumo duradero, el índice de cartera vencida se elevó de 4.9 a 5.9% entre junio y julio.  En total, la cartera vencida al consumo se ubicó en 6.9%, el mayor rango desde marzo de 2002.

 

Este resultado es lógico, ya que obedece a la combinación de una menor actividad económica, mayor nivel de desempleo y alza en las tasas de interés, lo que genera problemas para las familias endeudadas.

 

Hay quienes dicen que al menos México no está en crisis, aunque habría que reflexionar y preguntarles al respecto a los más de 400 mil mexicanos que tienen que emigrar para buscar trabajo  cada año, los que si no se fueran agravarían la situación del desempleo a nivel nacional. Lo que es  una realidad es que tenemos una economía con un desempeño insuficiente para garantizar la prosperidad de los mexicanos. Nuestro país tiene un crecimiento insuficiente en función de su potencial y necesidades. Y es que mientras no haya reformas estructurales que vayan más allá de lo “políticamente posible”, como la energética, la fiscal o la laboral, el crecimiento del PIB se mantendrá en tasas inferiores a 3.0% anual.

 

Pero aunado a este difícil panorama para las familias, tenemos el hecho de que las remesas que provienen de los mexicanos que viven en el exterior bajaron un 6.93% en julio a tasa anual, su peor caída mensual desde que se comenzó a tener registros.  Esto impacta más a las familias más pobres, quienes son más propensas a depender de este tipo de ingresos.

 

Y mientras tanto, en otro frente, en lugar de crear infraestructura para el desarrollo, seguimos despilfarrando nuestra riqueza petrolera con subsidios a la gasolina y el diesel. La Secretaría de Hacienda informó que al cierre de julio, el subsidio a las gasolinas y el diesel ascendió a 126 mil 151 millones de pesos y fue 4.9 veces mayor al de igual periodo del año anterior.  Cabe señalar que con el monto total del subsidio a gasolinas, diesel y gas LP, se podrían construir 4 refinerías con capacidad de 300 mil barriles diarios. 

 

Es muy lamentable como desperdiciamos el tiempo y los recursos en nuestro país, parece que estamos condenados a la mediocridad, mientras que otros países crecen y prosperan. Ojala y realmente la inflación deje de ser un problema en México para que el Banxico se convenza de que lo que nuestro país necesita es tasas de interés bajas que fomenten la inversión productiva y que hagan que los deudores destinen menos recursos a pagar sus créditos y más al consumo. Por su parte, ojala y también dejemos de desperdiciar nuestra riqueza petrolera en subsidios a los combustibles y que esos recursos mejor sean utilizados para desarrollar infraestructura. Esas serían formas efectivas para que aumente la producción y el empleo.

 

* Director general GAEAP

alejandro@gaeap.com

 

 

 

 

Información de contacto:

Teléfono: 477-326-3633

 

Para estar bien informado todos los días respecto a lo que pasa en la economía y las finanzas de México y el mundo suscríbete GRATIS al  Servicio Informativo de GAEAP

Visita nuestro blog: