Artículos editoriales

Fecha: 20/07/08

Debilidad fiscal y miopía del Banxico

Alejandro Gómez Tamez*

La miopía es un problema que hace que las personas no puedan ver bien los objetos que están lejos. Este es el problema que padece ahora en día el Banco de México (Banxico), ya que parece estarse concentrando en tratar de resolver un problema de corto plazo (inflación) sin importarle los problemas económicos que está ocasionándole al país para el mediano y largo plazos.

Pero antes de dicha explicación, algunos antecedentes: en el Informe Tributario del Sistema de Administración Tributaria (SAT) correspondiente al primer trimestre de 2008 se muestra el bajo número de contribuyentes que hay en proporción al tamaño de nuestro país. De acuerdo a dicho reporte, al primer trimestre de este año había 22 millones 861 mil contribuyentes, de los cuales 14 millones 344 mil son asalariados,  7 millones 782 mil son personas físicas y solamente 735 mil son personas morales.  Si tomamos en consideración que la mayor parte de los asalariados percibe un sueldo inferior a los $5,000 pesos mensuales, pues entonces podemos inferir que son menos de 10 millones los contribuyentes que realmente aportan a las finanzas públicas nacionales. Esta cifra es alarmante porque representa menos del 10% de la población, lo que nos da un margen de dependencia tributaria (al menos en lo que respecta al ISR) aproximadamente de 1 a 10.

En este punto vale la pena hacer una reflexión en relación al compromiso que de cara a la Nación que deben asumir tanto el “Presidente del Empleo” Felipe Calderón, como el Secretario de Hacienda, Agustín Carstens, en el sentido de hacer pública una meta de incremento anual en el número de contribuyentes activos. No es posible que de diciembre de 2007 a marzo de 2008 el número de personas morales contribuyentes disminuyó en 5 mil unidades, mientras que el número de personas físicas contribuyentes creció en apenas 11 mil unidades. Es por esto que siempre somos los mismos pocos de siempre los que pagamos impuestos.

El hecho de que seamos pocos los que pagamos impuestos en México no significa que paguemos poco (sino al contrario), pero si implica que como proporción al tamaño de nuestra economía, la recaudación de impuestos sea bastante baja en comparación de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Por ejemplo, en el año 2007 México ocupó la última posición de los países de la OCDE en relación a ingresos tributarios como porcentaje del PIB con un 16.8 por ciento, mientras que Estados Unidos tenía un 20.6 por ciento, Francia un 27.8 por ciento y Dinamarca con 49.2 por ciento.

Pero algo más: el hecho de que pocos paguemos impuestos también se ve reflejado en el mediocre desempeñó fiscal registrado este año, y esto lo podemos constatar al analizar las cifras de Hacienda que muestran que la mayoría de las metas de recaudación no petrolera estimadas por el gobierno federal para los primeros 5 meses del año no se cumplieron.

La situación es realmente alarmante, ya que sólo en mayo, los ingresos no petroleros resultaron inferiores en 42 mil 296.7 millones de pesos a los establecidos en el calendario mensual del sector público para 2008, pues en vez de sumar 138 mil 72.8 millones, ascendieron a 95 mil 776.1 millones. Por su parte, la recaudación del ISR resultó menor en 5 mil 634 millones de pesos a la prevista en el calendario para mayo. La del IETU fue inferior en mil 293.9 millones a la proyectada por las autoridades fiscales.  Así que, si no estamos viviendo una situación de “pánico” en las finanzas públicas es por el elevado precio del petróleo que nos genera recursos para básicamente dos cosas: 1) llenar los huecos en materia tributaria de momento mientras haya petróleo para exportar y 2) subsidiar las importaciones de gasolina y diesel para que sigamos siendo uno de los países con los combustibles más baratos del mundo.

La caída de la recaudación fiscal programada con respecto a la presupuestada también nos hace pensar que, independientemente de lo que señalen las cifras del crecimiento del PIB, la economía mexicana está atravesando por una difícil situación económica de bajas ventas, y que como los negocios están generando menos utilidades, éstos están pagando menos impuestos (así de sencillo).

Podemos señalar que el Banxico ha tenido una enorme responsabilidad en la disminución de la tasa de crecimiento económico debido a su política monetaria restrictiva que únicamente favorece a banqueros y grandes empresarios.  

El Banxico ha aumentado sus tasas de interés haciendo más redituable las inversiones en pesos y provocando la entrada de grandes sumas de recursos del exterior, lo que ha provocado que el dólar alcance los niveles de $10.30 pesos por dólar. Y en este sentido vale la pena reafirmar que este nivel de tipo de cambio no es producto de la solidez de la economía mexicana, sino es simplemente el resultado de los ajustes que realizan los inversionistas internacionales al buscar los sitios que ofrecen los mejores rendimientos en el corto plazo.

Hemos señalado que el tipo de cambio en niveles de $10.30 por dólar perjudica a la economía nacional en varios sentidos: 1) provoca que aumenten nuestras importaciones, por lo que los productos hechos en México se ven desplazados por los extranjeros; 2) genera dificultades para que nuestras exportaciones aumenten (durante mayo las exportaciones manufactureras nacionales crecieron solamente 3.6 por ciento a tasa anual); 3) el turismo internacional prefiere ir a otros destinos, ya que México se ha vuelto más caro y los turistas nacionales que pueden salir, prefieren ir al extranjero –sale más barato un boleto de avión a Houston, Tx. que a León, Gto.-; y 4) los mexicanos que tienen familiares trabajando en EE.UU. reciben menos pesos por los dólares que les envían (en un contexto de precios al alza en México).

Por su parte, la política monetaria del Banxico ya rindió sus primeros “frutos” y provocó que la tasa de los Cetes a 28 días llegue a 8.02 por ciento y la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) alcance 8.19 por ciento. Esto provoca que las personas que tienen créditos a tasa variable tengan que erogar ahora mayores cantidades para pagar los intereses de sus deudas, lo que los deja con menos dinero para la adquisición de bienes y servicios (como zapatos por ejemplo).

No podemos cansarnos de señalar que el Banxico se equivoca con esta estrategia de querer “controlar” la inflación con aumentos en la tasa de interés. Considero que el Banxico sabe bien que la inflación viene de fuera (la estamos importando) y por eso toma la decisión de subir tasas, para bajar el tipo de cambio y así provocar una disminución en los precios de los productos importados y “ahorcar” a los productores nacionales inundándolos con importaciones baratas, con las que no pueden competir y así el productor nacional no puede aumentar sus precios.

El Banxico también debería, de cara a la Nación, hacer un pronunciamiento mencionando las acciones concretas que emprenderá para provocar una transformación de la banca mexicana para que ésta sea un verdadero motor del crecimiento y desarrollo nacionales. Ya estuvo bueno del discurso de que la única función del Banxico es controlar la inflación. También, dentro de sus facultades, debe tomar medidas enérgicas para que la banca mexicana deje de ser la que más rendimientos genera en el mundo para los banqueros y que ésta se convierta en palanca del desarrollo nacional.

Por último, lamentablemente cuando Estados Unidos suba sus tasas de interés y se recuperé, económicamente comenzarán los verdaderos problemas económicos para México, ya que el tipo de cambio peso – dólar se irá para arriba y las presiones inflacionarias entonces serán mayores a las actuales. Por lo pronto acostumbrémonos a un largo periodo de altas tasas de interés (cortesía del Banxico) y veamos como los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres.

* Director General GAEAP

alejandro@gaeap.com

 

 

 

 

Promoviendo la cultura de la información económica y  financiera

 

 

Alejandrogomeztamez.com

Información de contacto:

Teléfono: 477-326-3633

 

Para estar bien informado todos los días respecto a lo que pasa en la economía y las finanzas de México y el mundo suscríbete GRATIS al  Servicio Informativo de GAEAP

Visita nuestro blog: