Artículos editoriales

Fecha: 27/07/08

La verdad sobre la balanza comercial

Alejandro Gómez Tamez *

El miércoles 23 de julio el INEGI dio a conocer las cifras de información oportuna sobre la balanza comercial de México durante junio de este año y los resultados a primera vista parecen positivos, ya que en el reporte correspondiente se informa que durante el sexto mes del año obtuvimos un superávit de 273 millones de dólares, producto de exportaciones por 26 mil 409 millones de dólares e importaciones por 26 mil 136 millones de dólares. Así, las cifras oficiales que se nos presentan nos indican que en los primeros seis meses del año el déficit de la balanza comercial acumulado fue de tan sólo 2 mil 523 millones de dólares.

Sin embargo, este déficit relativamente pequeño en función del tamaño de nuestra economía, esconde verdaderos problemas de fondo por los que atraviesa la economía nacional. Si bien es cierto que en el primer semestre del año las exportaciones mexicanas crecieron 16.88 por ciento, tan bien es cierto que si excluimos las ventas de petróleo al exterior, las exportaciones de México crecieron únicamente a una tasa de 11.84 por ciento en el primer semestre del año.

Esto es muy importante porque nos indica que sin el elevado precio del petróleo lo que hubiésemos tenido es un déficit en la balanza comercial mucho mayor al del año pasado. En otras palabras, sin exportaciones de petróleo, el déficit en la balanza comercial en el primer semestre de 2007 hubiera sido de 23 mil 534 millones de dólares y en el primer semestre de 2008 ascendería a 30 mil 672 millones de dólares. ¡Un déficit 30.33 por ciento más alto!

Y es que debemos tener presente que algo que nos salva de no tener un déficit creciente en la balanza comercial en este momento son nuestras exportaciones de petróleo, las cuales han aumentado 49.95 por ciento el primer semestre de 2008 en relación al mismo semestre de 2007. Pero debemos mencionar un problema con este indicador: cada vez estamos exportando menos petróleo. Durante junio de este año exportamos un promedio de 1.415 millones de barriles diarios, cifra 18.53 por ciento más baja a los 1.737 millones de barriles diarios que exportábamos en junio de 2007. Por lo tanto podemos volvernos a preguntar: ¿Qué vamos a hacer cuando se nos termine el petróleo?

Otro punto que es importante destacar es que las autoridades nos dicen que no debemos preocuparnos por el nivel del tipo de cambio (el cual ya acaricia la barrera de los $10 pesos por dólar),  ya que las exportaciones mexicanas continúan creciendo. Esto es una verdad a medias, ya que el grueso de las exportaciones mexicanas son llevadas a cabo por empresas trasnacionales. Pero además de eso, si analizamos las cifras por país o región, vemos que nuestros déficits con la Unión Europea y con Asia son cada vez más grandes.

En base a la información disponible al momento de escribir este artículo, comparando el monto exportado e importado hacía la Unión Europea durante los primeros cinco meses de 2007 con los mismos meses de 2008, vemos que nuestro déficit en la balanza comercial con ese bloque comercial pasó de 7 mil 691 millones de dólares a 7 mil 775 millones de dólares, un incremento de 1.08 por ciento en el tamaño del déficit en un año. Por su parte, con respecto a Asia, al comparar el déficit en la balanza comercial de los primeros cinco meses de 2007 con los mismos meses de 2008, vemos que éste pasó de 26 mil 732 millones de dólares a 30 mil 408 millones de dólares, lo que implica un incremento del déficit de 13.8 por ciento.

Así pues, debemos tener en mente que con crecientes déficits comerciales con las diversas regiones del mundo, lo que hace que tengamos un superávit durante junio y un déficit moderado durante los primeros meses de 2008 son dos factores: 1) los elevados precios del petróleo, y 2) nuestro superávit comercial con Estados Unidos.

Así pues, habrá que esperar los datos de la balanza comercial de julio, ya que en este mes el precio del petróleo ha disminuido sustancialmente al pasar de aproximadamente $145 a $124 dólares por barril, y hemos alcanzado un tipo de cambio interbancario a la venta de $10.01 pesos por dólar (el nivel más alto del peso desde agosto de 2002), lo que resta aun más competitividad a la planta productiva nacional.

Imagínese usted lo que esto último representa para los empresarios mexicanos, quienes han visto incrementar sus costos de producción 27.37 por ciento entre agosto de 2002 y junio de 2008, ya que de esa magnitud ha sido la inflación en el periodo. Esto implica que si en agosto de 2002 costaba producir un par de zapatos $100 pesos, éste tenía un costo de producción en dólares de $10.05 dólares; pero en agosto de 2008 ese mismo par de zapatos cuesta producirlo aproximadamente 127 pesos, que equivalen a $12.68 dólares. De esta manera, los productos nacionales han perdido competitividad en los mercados internacionales y los productos importados han ganado terreno en México porque nuestros productos son cada vez más caros.

Todo esto queda claro al analizar que entre los cinco primeros meses de 2007 y los mismos meses de 2008, a nivel nacional las exportaciones de textiles, artículos de vestir e industria del cuero han disminuido 6.99 por ciento, mientras que las exportaciones de otras tantas industrias también muestran tasas de crecimiento débiles o inclusive negativas.       

Desafortunadamente, esta situación continuará mientras el Banxico continúe con su absurda política monetaria restrictiva que manipula el tipo de cambio y nos hace vivir en un país de ficción. Pero mientras tanto, no se olvide usted que en este momento el mejor negocio es comprar dólares.

* Director General GAEAP

alejandro@gaeap.com

 

 

 

 

 

 

Promoviendo la cultura de la información económica y  financiera

 

 

Alejandrogomeztamez.com

Información de contacto:

Teléfono: 477-326-3633

 

Para estar bien informado todos los días respecto a lo que pasa en la economía y las finanzas de México y el mundo suscríbete GRATIS al  Servicio Informativo de GAEAP

Visita nuestro blog: