Artículos editoriales

Fecha: 20/02/09

Los especuladores y la banca

Alejandro Gómez Tamez *

La economía mexicana no deja de producir noticias negativas: en la semana la cotización peso - dólar interbancario alcanzó nuevamente su nivel más alto de la historia, además de que diversos organismos públicos y privados nos dicen todos los días lo mal que está marchando la economía nacional y como nuestro ritmo de caída de la producción es vertiginoso.

 

Tan sólo en esta semana el INEGI informó que la producción industrial del país registró una caída anual de 6.7 por ciento en diciembre de 2008, con lo cual este sector reportó una contracción de 1.3 por ciento durante todo el año pasado, y con ello tuvo su peor desempeño de los últimos 7 años.  Por su parte, la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ya aceptó que la economía mexicana registrará este año un nulo crecimiento o se contraerá hasta 1.0 por ciento, lo que se traducirá en una pérdida de 200 mil empleos.  Por su parte, el INEGI también nos informó que el Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) cayó 2.4 por ciento en noviembre de 2008.

 

Aunado a estas malas noticias, también el Banco de México dio a conocer un dato revelador acerca de lo que está sucediendo en el mercado cambiario nacional. Y esto es que los intermediarios e inversionistas extranjeros son los que más han especulado en contra del peso durante los últimos meses (en una proporción de 2.3 a 1 con respecto a los nacionales).

 

De acuerdo a cifras del Banxico relacionadas con la operación total del mercado cambiario nacional, entre agosto de 2008 y febrero de este año, los operadores con residencia en el extranjero compraron y vendieron dólares en el mercado interbancario por un monto de 989 mil 611 millones, mientras que los residentes en México totalizaron la cantidad de 423 mil 641 millones.

 

Otro elemento que llama la atención en este reporte es que cada vez es mayor la participación de los intermediarios e inversionistas extranjeros en el mercado total, lo cual implica que el Banxico ha perdido la capacidad de salvar al peso mexicano y que prácticamente estamos a merced de lo que los inversionistas extranjeros quieran hacer con nuestra moneda y con nuestra capacidad de compra. Y es que cuando analizamos que el Banxico ha gastado aproximadamente 20 mil millones de dólares de sus reservas internacionales para “defender” al peso, y comparamos este monto con las transacciones por 989 mil millones de dólares que se han registrado, nos damos cuenta de que la intervención del Banxico representa apenas poco más del 2 por ciento del monto total comerciado.  Además de que resulta evidente que los 82 mil millones de dólares que nos quedan en la reserva internacional no son nada tampoco para frenar los ataques especulativos en contra del peso mexicano. 

 

Si estas cifras las relacionamos con el dato dado a conocer por BBVA Bancomer en el sentido de que desde octubre pasado han salido del país 50 mil millones de dólares de capitales extranjeros invertidos en acciones de empresas mexicanas y en bonos de deuda del gobierno federal, pues vemos que el panorama es realmente alarmante, pero también nos lleva a plantear ciertas preguntas que deben ser respondidas por el bien de la nación.

 

En primer lugar, ¿Cuánto de esta especulación que se está llevando a cabo por parte de extranjeros, es realizada por las casas matriz de las instituciones bancarias que operan en México? ¿Cuánto de los 50 mil millones de dólares que se han fugado de México ha sido ocasionado por transferencias de la banca que opera en México hacía sus casas matriz en el extranjero? ¿Qué porcentaje de las utilidades que genera la banca comercial en México es repatriado a las casas matriz en el extranjero?

 

Concretamente, tenemos dos claros ejemplos del jugoso negocio de la banca en México: tan solo en  2008 Banamex genero utilidades por $13 mil millones de pesos, mientras que Bancomer generó utilidades por 31 mil 566 millones de pesos. Nos gustaría saber cuanto de este dinero, que equivale a varios miles de millones de dólares, fue trasladado de estos bancos a sus casas matriz en Estados Unidos y España respectivamente.

 

Todo esto nos lleva irremediablemente a cuestionar aquella decisión del presidente Ernesto Zedillo de prácticamente regalarle la banca nacional a los extranjeros. Malbaratamos nuestra banca pensando que los extranjeros la iban a modernizar y a volver competitiva, ¿y qué fue lo que realmente sucedió? Pues que se creó un oligopolio de banqueros mayoritariamente extranjeros que se están haciendo millonarios a costa de las empresas y hogares mexicanos, a los que les cobran intereses y comisiones que no pueden cobrar en sus países de origen. Todo esto en detrimento de la planta productiva nacional.

 

Zedillo se equivocó y ahora pagamos los costos de sus errores, ya que la banca extranjera en México bien puede estar poniendo su granito de arena en el proceso de debilitamiento del peso mexicano. Y si no es así, entonces que se nos diga quienes son los que están especulando contra el peso mexicano, ya que 989 mil millones de pesos es una cantidad de dinero superior a nuestro PIB, y que denota que los especuladores fácilmente pueden devastar al peso mexicano en el momento que quieran. Las autoridades financieras en el país deben tomar cartas en el asunto ahora, y no después cuando ya sea demasiado tarde (¿o qué, se van a esperar a que el dólar llegue a los 16 pesos para actuar?)

 

Pero también puede ser cierto que el Banco de México tal vez no divulga los nombres de estos especuladores para “protegerlos” de la opinión pública nacional, no vaya a ser que se molesten y definitivamente opten por terminar de retirar sus posiciones en pesos mexicanos. Recordemos que ya salieron del país 50 mil millones de dólares.

 

Debemos replantearnos muchas cosas como nación, y una de ellas es la importancia de tener una banca nacional sólida. Los bancos nacionales deben ser apoyados por empresarios mexicanos, y por los gobiernos locales, estatales y el gobierno federal, siendo estos bancos los receptores de los recursos que ellos tienen. Concretamente no hay ninguna ley que obligue al gobierno de algún municipio o de determinada entidad federativa a depositar su dinero en “x” o “y” banco, por lo que sería una buena medida de apoyo a la banca nacional que se deposite el dinero en instituciones que tengan capital mayoritariamente mexicano.

 

Otra media que ayudaría a fortalecer una banca nacional es que la Secretaría de Hacienda dé las autorizaciones pertinentes en el marco de la Ley de Instituciones de Crédito para que aquellas personas con probada calidad moral y solvencia económica que quieran establecer un banco puedan hacerlo sin mayor impedimento.  En la actualidad hay 41 bancos que son asociados de la Asociación de Banqueros de México (pero muchos de ellos no son nacionales y otros tantos no realizan operaciones de banca comercial con sucursales). Para muchos este número puede parecer elevado, pero la realidad es que un país con casi 110 millones de habitantes requiere de más bancos comerciales para que haya una mayor competencia y un mejor servicio para los usuarios de la banca en México.

 

Finalmente, quiera nuevamente plantear la inquietud que muchos mexicanos tenemos en relación al papel que juega el Gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz, en torno a la crisis (¿para quién trabaja?). Tenemos por un lado el problema de los especuladores, mientras que por el otro esta el asunto de las decisiones de política monetaria que se toman en los momentos que no son los más adecuados (se incrementaron las tasas de interés el año pasado cuando entonces era el momento de bajarlas). Será difícil olvidar el daño que el Banxico le hizo a México creando la ilusión de un “superpeso” en 2008 en base a tasas de interés deliberadamente elevadas. Ojala y el Banxico se dé cuenta ahora de que si hace un año hubiera bajado las tasas de interés y que si Guillermo Ortiz hubiera dado tan sólo un discurso en el que manifestara los riesgos que se venían para el peso, muchas empresas no hubieran cometido el error de endeudarse en dólares, y tal vez ahora estaríamos en una mejor posición para salvaguardar nuestros empleos.

 

 Director general GAEAP*

alejandro@gaeap.com

 

 

Promoviendo la cultura de la información económica y  financiera

 

 

Alejandrogomeztamez.com

Información de contacto:

Teléfono: 477-326-3633

 

Para estar bien informado todos los días respecto a lo que pasa en la economía y las finanzas de México y el mundo suscríbete GRATIS al  Servicio Informativo de GAEAP

Visita nuestro blog: