Artículos editoriales

Fecha: 20/03/09

Problemas de la banca en México

Alejandro Gómez Tamez*

Ahora en día la banca mexicana atraviesa por serios problemas, aunque de naturaleza muy diferente a los de la banca estadounidense o europea. Concretamente, tenemos que la banca mexicana registra niveles crecientes de morosidad en sus cobros, su cartera vencida va hacía arriba, los legisladores “intentan” poner un tope a las elevadas tasas de interés que cobran (aunque posiblemente esto es más una medida electorera), además de que los propios bancos son percibidos de manera negativa por la ciudadanía en general por las altas tasas que cobran así como por las excesivas comisiones.

 

Además de esto, la banca se ve presionada por líderes empresariales a mantener la solvencia del sistema y seguir otorgando créditos a las empresas nacionales. Esto implica que la banca debe ser muy inteligente para continuar otorgando créditos prudentes sin que esto deteriore aun más sus niveles de morosidad y cartera vencida. 

 

En este artículo quisiera comenzar analizando la compleja situación que vive la banca en México para posteriormente hacer algunas recomendaciones para que en nuestro país tengamos un sistema bancario más sólido que sirva realmente como pilar para el desarrollo nacional. 

 

En relación a la cartera vencida de la banca, tenemos que de acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), al cierre de 2008, ésta registró un crecimiento de 40.75%, al sumar 60 mil 724 millones de pesos. Cabe señalar que esto implica que su Índice de Morosidad pasó de 2.54% en 2007 a 3.2% en 2008, y concretamente fue el incremento de la cartera vencida de consumo la que explica este comportamiento desfavorable.

 

En este aspecto vale la pena preguntarnos que es lo que está provocando que el crédito al consumo pasara de ser su segmento de negocio más rentable y que se haya convertido en  “un lastre” para el sector, según palabras del propio Enrique Castillo Sánchez Mejorada, Presidente de la Asociación de banqueros de México (ABM). ¿Fue la recesión que ha provocado que miles de personas pierdan su empleo y así no sean capaces de cumplir con los pagos de sus créditos? ¿O más bien son las elevadas tasas de interés, que en lugar de bajar para aliviar a los deudores se elevaron sustancialmente con el pretexto de un incremento en el nivel de riesgo de los usuarios del crédito?

 

Y es que en palabras de la propia Condusef: “A enero de este año (2009), las tarjetas de crédito bancarias cobraron en promedio una tasa de interés de 41.63%, su nivel más alto en los últimos ocho años”. Realmente resulta difícil creer que la diferencia entre una tasa de 12.14% anual que se paga actualmente en promedio en EE.UU. (de acuerdo a cifras oficiales de http://www.creditcards.com/) con respecto a una tasa de 41.63% en México sea porque los mexicanos somos tres veces más riesgosos. 

 

De cualquier manera, el resultado de lo anterior es que los bancos ya pusieron un freno al crédito al consumo y aparentemente (al menos los más grandes así lo están haciendo) ahora se dirigirán a segmentos más rentables como la cartera comercial de corporativos y la mediana y pequeña empresa (Pymes). Aunque cabe señalar que de acuerdo con mis perspectivas el crecimiento en este último segmento será realmente lento durante 2009 dados los problemas por los que atraviesan o atravesarán diversas empresas nacionales.

 

Varios analistas se muestran optimistas porque algunos bancos han incrementado hasta en 10% su cartera de créditos comerciales, pero la realidad es que si analizamos los datos del crecimiento de estos créditos las tasas se ven muy elevadas para algunos bancos precisamente porque hasta 2008 los bancos no estaban realmente interesados en prestarle a las empresas y se dedicaban más a prestar a través de tarjetas de crédito. Ahora las tarjetas han “dejado” de ser negocio, por lo que los banqueros ahora si se interesan en las empresas.  A ver cuanto tiempo dura esto, porque les aseguro que en cuanto comiencen a registrase los primeros indicadores de algún deterioro sustancial en el negocio de créditos a corporativos y Pymes los bancos también frenaran el otorgamiento de este tipo de créditos.

 

En relación al debate sobre la pertinencia de ponerle topes a las tasas de interés, tenemos dos visiones encontradas: por una parte, aquellos encabezados por la Condusef, el Banco de México, la Secretaría de Hacienda y los propios banqueros que argumentan que el poner topes a las tasas que pueden cobrar los bancos hará más escaso el crédito. Por otra parte, están los legisladores del PRI y del PRD quienes con presumiblemente fines electoreros señalan que se debe poner un alto a los abusos de la banca. 

 

La Condusef, a través de su titular Luis Pasos de la Torre, quién se ha convertido en vocero de los bancos y en su más grande defensor, señala que poner topes a los servicios y comisiones que cobra la banca sólo dejará fuera a sectores enteros de la población de las clases media y baja, como sucedió en Colombia.  Este funcionario ha argumentado que los topes, “a final de cuentas sólo concentran la emisión de tarjetas en la banca tradicional y a los sectores que ya cuentan con este tipo de plásticos”. Sin embargo, ante este argumento me gustaría comentar que es una verdad a medias, ya que por una parte es verdad que si alguien tiene una necesidad económica y no tiene una tarjeta de crédito, entonces está persona corre el riesgo de perder su patrimonio acudiendo a las casas de empeño que cobran excesivos intereses, o bien podría caer en manos del agio, que son aun peores. Pero por otra parte, también es cierto que no por ser banqueros formalmente establecidos eso les de derecho de cobrar tasas de interés 30 puntos porcentuales más altas que las que se cobran en Estados Unidos.

 

Además de esto, los bancos deben reconocer que al final de cuentas son un negocio y ganan dinero prestando dinero, por lo que no es creíble que secarán la llave del crédito a tarjetas de crédito solamente porque se les fija un tope de digamos un 28% anual (como si no fuera una buena tasa de interés).  O de que otra forma nos explicamos que ahora en día los bancos, dados los problemas que les están ocasionando a muchos clientes, se han dado a la tarea de ofrecer programas de refinanciamiento con tasas de interés en ocasiones por mitad de lo que cobraban antes.  Entonces el argumento de que si se ponen topes a las tasas el crédito se secará es muy relativo, y más bien el hecho de que se limite el crédito depende del nivel al cual se ponga dicho tope. En otras palabras, si se pone un tope de 15% (dos veces la TIIE) sin duda habrá una drástica caída en el crédito, pero si el tope se pone en un 28% la actividad puede continuar con un alivio para los usuarios de tarjetas de crédito y con un buen rendimiento para los bancos. Así todos ganan.

 

También es necesario señalar que Luis Pasos ha declarado que la "obsesión" de los legisladores por imponer un tope a las tasas de interés de las tarjetas de crédito pondría en riesgo la competencia en el sector bancario y crearía monopolios, ya que algunos bancos de reciente creación que están bancarizando a la base de la pirámide, estarían destinados a quebrar y desaparecer, pues los grandes jugadores no están interesados en atender a ese nicho de mercado.  En este sentido sería conveniente que Pasos aclarara a que bancos se refiere y que nos diga si estos bancos (si es que existen aparte de Azteca) no son capaces de sobrevivir cobrando una tasa de un 28%.

 

La realidad es que hay muy poco interés por parte de las autoridades mexicanas para crear las condiciones que permitan que haya más bancos operando en nuestro país que atiendan las necesidades de la población. El gobierno se ha esmerado en permitir que se multipliquen mes con mes las casas de empeño que no son más que agiotistas disfrazados muchos de ellos, y no hay realmente un interés por impulsar al gran capital nacional para que invierta en la banca para que crezca de manera seria y responsable promoviendo el desarrollo nacional. Y mientras no haya competencia los bancos seguirán encontrando la manera de sacarle más dinero a sus clientes cautivos, ya sea con elevadas tasas de interés o grandes comisiones en tarjetas de crédito, o cobros ocultos en las tarjetas de débito de las nóminas, de chequeras, o como sea, pero lo seguirán haciendo. Y no nos digan que podemos vivir sin banca, ya que la Secretaría de Hacienda requiere que prácticamente cualquier movimiento fiscal se realice a través de la banca.  

 

Hay muchas cosas que se pueden hacer para mejorar la competencia en la banca y para que se dé un mejor trato a los clientes. En primer lugar, los bancos podrían diferenciar las tasas de interés que cobran a los usuarios, basándose en la buena o mala experiencia en el uso del crédito. Esta medida permitiría que los clientes responsables (que son la mayoría), tengan acceso a menores tasas de interés. En la actualidad los bancos cobran en base al producto y no le prestan demasiada atención al historial crediticio del cliente.

 

Las grandes soluciones a los problemas de la banca y de sus usuarios requieren de mecanismos que promuevan la competencia entre los diversos oferentes del crédito en México, además de que se debe incentivar el uso responsable del crédito, el pago oportuno, y promover que la gente pague más que el mínimo. Esto último es fundamental para evitar que las familias caigan en las garras de los banqueros que tienen sed de ver a la gente convertida en sus “esclavos”, ya que provocan que se endeuden tanto que las familias acaban trabajando básicamente para pagarle los intereses que cobra el banco. Díganme si esa no es una forma de esclavitud moderna que dura muchos años. ¿Por qué los bancos y autoridades permitieron que tanta gente se endeudara de esta forma?

 

México requiere de una banca eficiente con más competencia entre sus jugadores, pero también es cierto que el sistema financiero requiere de usuarios bancarios de los servicios bancarios más preparados y más informados. 

 

*Director General GAEAP

alejandro@gaeap.com

 

 

Promoviendo la cultura de la información económica y  financiera

 

 

Alejandrogomeztamez.com

Información de contacto:

Teléfono: 477-326-3633

 

Si te interesa reproducir nuestros contenidos en tu sitio de internet o medio impreso da click en Agencia NotiLeón para que conozcas las alternativas que tenemos para ti+

Visita nuestro blog alejandrogomeztamez.com

Visita nuestro blog: