Artículos editoriales

Fecha: 13/03/09

Los favoritismos y abandonos del gobierno federal

Alejandro Gómez Tamez*

 

Recientemente se han publicado diversas notas acerca de la evolución de la planta productiva nacional que son realmente alarmantes, pero que parecen no importarle mucho a los funcionarios de la Secretaría de Economía ni de la Secretaría de Hacienda, ya que de lo contrario ya hubieran tomado cartas en el asunto ampliando sus programas de apoyo o implementando medidas de salvamento más enérgicas. 

 

En primer lugar, tenemos que de acuerdo con el dirigente de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex), esta industria perdió 80 mil empleos durante 2008 como consecuencia de la crisis, y que además sus exportaciones cayeron 9 por ciento, lo que representa la pérdida de 900 millones de dólares.

 

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Calzado (Canaical), Sion Soffer Alfille, aseguró que la crisis económica ya alcanzó a este sector, ya que de 10 a 15 por ciento de cerca de cuatro mil empresas ya se encuentra en paro técnico, con reducciones de jornadas laborales, además de que algunas empresas trabajan de 50 a 60 por ciento de su capacidad instalada. De tal manera que este sector prevé una caída de hasta 20 por ciento en sus exportaciones y de 8 por ciento en la demanda interna debido a la contracción del consumo.

 

Otro ejemplo de las dificultades por las que atraviesa la industria es expuesto por Georgina Chávez, directora de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (CNIV), quién señaló que en dicho sector se perdieron 50 mil empleos en 2008 y que se estima que en el primer trimestre de 2009 se perderán otras 10 mil plazas.

 

Solamente estoy mencionando tres ejemplos y creo que queda clara la idea de lo que esta pasando en el país, ¿Y cual ha sido la respuesta del gobierno federal ante esta situación de las industrias semi-automatizadas generadoras de miles de empleos a nivel nacional?

 

Pues en voz de la subsecretaria de Comercio e Industria de la Secretaría de Economía (SE), Lorenza Martínez Trigueros, se nos dijo que es difícil que el gobierno amplíe el programa de apoyo a empresas en paro técnico a otras industrias como las del vestido y calzado, ya que el presupuesto con el que se cuenta es limitado. Y más aun, esta funcionaria nos recordó que el programa de apoyo a empresas en situación de paro técnico contempla ayuda únicamente a empresas que producen bienes durables, “dado que son las más afectadas por el impacto de la crisis”.

 

Ante esto, salen múltiples interrogantes: ¿Entonces la situación de las industrias del vestido, textil y del calzado no amerita apoyo porque no han sido muy “afectadas” por la crisis? Quisiera preguntarle a esta funcionaria ¿cuántos empleos ha perdido la industria automotriz desde enero de 2008? ¿Son más que los empleos que han perdido las industrias del vestido, textil y de calzado desde 2007? Le aseguro que no es así. ¿Entonces ante esta situación porque no se les apoya a estas otras industrias? ¿valen más los empleos de la industria automotriz por que los “patrones” son extranjeros? ¿Por qué no se apoya al industrial mexicano al igual que al extranjero ante la situación de los paros técnicos?

 

Todo esto me recuerda cuando en una ocasión visité un hotel en Acapulco y estaban haciendo una ampliación para que hubiera más habitaciones. Recuerdo que todos los empleados del hotel eran extremadamente cuidadosos de que ningún turista extranjero descalzo se fuera a encajar un clavo o vidrio. Pero sin embargo, con respecto a los pobres albañiles mexicanos que hacían la obra de ampliación, a esos a nadie le importaba si se caían de un andamio o si sufrían algún accidente de trabajo.

 

Lo mismo hace ahora la Secretaría de Economía con los impuestos que todos los empresarios pagamos: apoyar a unos cuantos y mayoritariamente empresas extranjeras, mientras que deja a la planta productiva nacional altamente generadora de empleos quebrar. 

 

De acuerdo con la funcionaria de la Secretaría de Economía, alrededor de 130 plantas del sector automotriz, electrónico y de la maquila del país se acogieron durante enero y febrero a la figura de amparo técnico, por lo que próximamente alrededor de 140 mil trabajadores de dichos sectores habrán de recibir el primer apoyo de parte del gobierno federal para hacer frente a la crisis económica. Dichosos ellos, infelices los que producen aquellos bienes que el gobierno no considera tan importantes.

 

Es increíble que el gobierno cierre los ojos ante lo que sucede con la micro, pequeña y mediana empresa nacional. Pues si le sumamos los 80 mil empleos perdidos del sector textil tan sólo en 2008, más los 60 mil del sector del vestido, más los del sector calzado, resulta que son muchos más de los 140 mil identificados por la Secretaría de Economía en su “programa”. Además con la diferencia de que si se apoyara a estos sectores se beneficiaría a unja gran cantidad de empresas, muchas de ellas familiares. ¿Por qué el gobierno se obsesiona en apoyar a los sectores con una clara participación de capital extranjero y le cierra las puertas al micro, pequeño y mediano empresario nacional que también ha caído en una situación de paro técnico?

 

En este sentido vale la pena destacar que de acuerdo con el propio secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, entre enero y febrero de este año perdieron su trabajo más de 185 mil 305 personas en México, y reconoció que “los programas gubernamentales anticíclicos no son suficientes por sí mismos para compensar la pérdida de empleos”. Así pues, tenemos varios problemas, ya que los apoyos están mal canalizados y son evidentemente insuficientes.

 

Sin embargo, esto no implica que lo que hasta ahora se ha gastado no sea una cantidad importante. No estamos hablando de poco dinero, ya que tan sólo en enero pasado la Administración de Felipe Calderón destinó 2 mil millones de pesos para ayudar a las empresas altamente exportadoras que se declararan en paro técnico, bajo la condición de que no despidieran personal. Y obviamente el grueso de estos recursos se ha ido a apoyar a empresas del ramo automotriz que se declararon en paro técnico antes del 15 de enero.

 

El gobierno esta cometiendo un grave error al dejar a su suerte a las micro, pequeñas y medianas empresas, ya que éstas son las principales generadoras de empleo a nivel nacional y representan el 99.3 por ciento del total de empresas en México.   El error es excluirlas de este programa de apoyo, el error es no establecer incentivos fiscales que las apoyen y el error es no poner en práctica el anuncio de que al menos el 20 por ciento de las compras gubernamentales iban a hacerse a este tipo de empresas.

 

En fin, de cualquier manera quisiera agregar que este programa de apoyo a las empresas en paro técnico, con todo y que excluye a la mayor parte de las actividades productivas nacionales, también esta plagado de problemas en su operación. Entre estos destacan: 

 

Primero, el apoyo queda pulverizado porque los impuestos deben ser pagados al 100 por ciento, aunque el trabajador perciba un salario mínimo. En otras palabras, las empresas que se han acogido al programa de los paros técnicos, aunque contarán con ayuda económica del gobierno, están obligadas a pagar sus contribuciones al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la Secretaría de Hacienda y el Infonavit, sobre la totalidad del salario que tiene el trabajador; y segundo, el dinero del apoyo entra como ingreso a la empresa, por lo que esos recursos son gravados (entonces si anuncian un peso de apoyo, realmente a la empresa solamente le quedaran unos 72 centavos).

 

Así pues, ante el hecho de que no se destinan recursos suficientes y la necesidad de que se apoye a más sectores de actividad, se vuelve indispensable una reasignación de recursos presupuestales, porque es evidente que hay programas que no están funcionando o que su impacto en la economía es mínimo.

 

He señalado en diversos editoriales que la clave para la recuperación económica nacional descansa en buena medida en apoyar a las micro, pequeñas y medianas empresas, pero de todas las ramas de actividad. Son estas empresas las que generan los empleos y las que sostienen a las familias mexicanas. En la medida en que más de estas empresas cierren, se están enviando a las filas del desempleo a miles de personas que requerirán de ingresos para sobrevivir.

 

* Director General GAEAP

alejandro@gaeap.com

 

 

Promoviendo la cultura de la información económica y  financiera

 

 

Alejandrogomeztamez.com

Información de contacto:

Teléfono: 477-326-3633

 

Si te interesa reproducir nuestros contenidos en tu sitio de internet o medio impreso da click en Agencia NotiLeón para que conozcas las alternativas que tenemos para ti+

Visita nuestro blog alejandrogomeztamez.com

Visita nuestro blog: