Artículos editoriales

Fecha: 04/05/08

Todos a exportar

L.E. Alejandro Gómez Tamez*

La depreciación del dólar frente a las principales monedas del mundo les ha abierto a los estadounidenses enormes posibilidades en materia de turismo, atracción de inversiones productivas y crecimiento de sus exportaciones. Entre febrero del año 2001 y el mismo mes de 2008, el dólar se depreció frente al euro 37.6 por ciento, se depreció frente a la libra esterlina 26.1 por ciento, frente al yen la caída del dólar es de 9.7 por ciento, frente al dólar canadiense el dólar cayó 34.2 por ciento, en contra del real brasileño el dólar ha perdido el 13.5 por ciento de su valor, en relación al yuan chino el dólar también ha caído 13.4 por ciento en el mismo periodo, y así el dólar ha perdido valor en relación a la mayoría de monedas que tienen un régimen cambiario de libre flotación.

La forma como Estados Unidos ha operado la depreciación de su moneda es a través de la disminución de sus tasas de interés, las cuales hacen poco atractivo invertir el dólares americanos, por lo que salen divisas de dicho país provocando su depreciación en los mercados internacionales. Pero esta situación le ha generado a Estados Unidos que ahora todos sus activos, sus productos y sus servicios sean mucho más baratos en los mercados internacionales y por lo tanto son ahora más demandados.

Una muestra de los beneficios de su depreciación es que el déficit en la balanza comercial de los Estados Unidos disminuyó durante el año 2007 después de haber implantado records históricos en los cinco años anteriores. El déficit comercial de la economía más grande del mundo sumó 711 mil 600 millones de dólares, lo que representó una disminución de 6.2 por ciento con respecto al déficit del año 2006. Cabe señalar que esta es una mejoría sustancial a pesar de los grandes aumentos en el precio de sus importaciones de petróleo y el creciente déficit con China.

Mientras tanto, México (no obstante su reciente apreciación frente al dólar) ha visto disminuir nominalmente el valor del peso frente al dólar en 10.6 por ciento entre febrero de 2001 y el mismo mes de 2008. Esto abre una enorme posibilidad de crecimiento de las exportaciones mexicanas en los mercados mundiales, porque implica que el peso se ha depreciado de manera más fuerte en relación a las monedas con las que el dólar estadounidense también ha perdido valor.  En otras palabras, los productos mexicanos son ahora más baratos en Europa, Norte América y Asia y las empresas mexicanas deben aprovechar esta coyuntura. Todos deberíamos exportar y ahora en día son muy pocos los que lo hacen y obtienen jugosas ganancias.

De acuerdo a la Secretaría de Economía del Gobierno Federal, en México hay más de 3 millones de unidades económicas registradas, y de ellas sólo 1.2 por ciento, aproximadamente, le clava el diente a la jugosa actividad exportadora no petrolera. Esto es, en el año 2005 solamente 37 mil 344 empresas participaron en el mercado exportador.

El problema de la falta de actividades exportadoras en las micro y pequeñas empresas queda aun más claro cuando analizamos que en México en el año 2005 sólo 601 empresas se quedaron con el 76.3 por ciento del valor exportado.  Esas 601 empresas (no necesariamente mexicanas y con ventas de 50 millones de dólares anuales en adelante) representan 1.6 por ciento de las empresas exportadoras y el 0.02 por ciento de las unidades económicas registradas y reconocidas oficialmente.

En el año 2005 había alrededor de 32 mil empresas exportadoras con ventas inferiores al millón de dólares al año, lo que representa el 85 por ciento del total de las empresas exportadoras, pero que contribuyeron únicamente con el 1.7 por ciento del total de las exportaciones nacionales. O puesto de otra forma, son 5 mil 344 empresas aproximadamente las que exportan el 98.3 por ciento de las ventas de México al exterior.  

Cabe señalar que en 1993 había en México 21 mil 475 empresas exportadoras registradas, por lo que en 12 años el número de empresas exportadoras aumentó en casi 16 mil unidades. 

Queda claro pues que el potencial para incrementar nuestras exportaciones es realmente enorme, y este potencial de crecimiento se percibe al encontrar que aproximadamente el 85 por ciento de las exportaciones mexicanas son facturadas en dólares americanos, por lo que no obstante la reciente apreciación real del peso frente al dólar, podemos aprovechar que la depreciación real del dólar americano contra las principales monedas vuelve también más baratos los productos nacionales, sobre todo en Europa.

Es importante señalar que Estados Unidos tendrá elecciones en noviembre de este año y habrá un nuevo presidente en enero de 2009. Será entonces que podamos ver un cambio en el rumbo económico de los Estados Unidos que implique el fortalecimiento del dólar, pero mientras tanto, los empresarios mexicanos del ramo manufacturero deben aprovechar la coyuntura para incursionar en los mercados europeos y asiáticos; además del americano.

Reitero lo señalado en mi editorial anterior de que el peso mexicano presenta un grado de sobrevaluación frente al dólar de aproximadamente 15 por ciento; pero de cualquier forma existen oportunidades de comerciar en nuevos mercados. Hemos visto que el  Banco de México difícilmente modificará su política monetaria y continuará con una política de tasas de interés elevadas en perjuicio de la planta productiva nacional. Esto a pesar de la reciente disminución del 30 de abril en las tasas de interés en el vecino del norte que ubica su tasa de fondos federales (tasa a la cual la Fed le presta a los bancos comerciales) en tan sólo 2 por ciento.  El Banxico está en una guerra contra la inflación, pero lo que no entiende es que pelea contra una inflación que no es causada por factores monetarios, sino que se debe a cuestiones estructurales (alza mundial en los precios de alimentos y energéticos), por lo que de poco sirve apretar la política monetaria para controlar la inflación, sino por el contrario, lo que se ocasiona es un problema recesivo.

Así, está en nosotros los empresarios el aprovechar esta situación favorable en términos de competitividad relativa de la moneda con respecto al euro y otras. Aprovechemos esta oportunidad de exportar y esperemos los cambios que pudieran ocurrir en la política económica de los Estados Unidos a partir del año 2009.

* Director General GAEAP

alejandro@gaeap.com

 

 

Información de contacto:

Teléfono: 477-326-3633

 

Para estar bien informado todos los días respecto a lo que pasa en la economía y las finanzas de México y el mundo suscríbete GRATIS al  Servicio Informativo de GAEAP

Visita nuestro blog: