Artículos editoriales

Fecha: 27/03/09

¿Qué pasará con el tipo de cambio?

Alejandro Gómez Tamez*

El panorama económico nacional continúa deteriorándose rápidamente. El INEGI acaba de informar que la actividad industrial registró un retroceso real de 11.1 por ciento anual en enero de 2009, con lo que está actividad liga su sexta caída mensual consecutiva; y dentro de esta actividad es alarmante conocer que la industria manufacturera cayó 14.9 por ciento en su volumen de producción.

 

Este tipo de datos son los que motivaron al Banco de México a recortar su tasa de interés de referencia de 7.50 por ciento a 6.75 por ciento en su pasada reunión del 20 de marzo. Y es que el instituto central tomó la decisión correcta al ponderar que los riesgos por la desaceleración económica son mucho mayores a los inflacionarios en este momento, por lo que es conveniente el relajar la política monetaria. 

 

La reacción al ajuste en las tasas de interés por parte del Banxico no se hizo esperar y ya para la subasta de Cetes del martes 24 estos instrumentos de deuda disminuyeron sus rendimientos en todos sus plazos. Concretamente tenemos que la tasa de los Cetes a 28 días bajó a 6.52 por ciento, que es un nivel ligeramente superior al que tenía en mayo de 2004.

 

La buena noticia de todo esto es que, no obstante la baja en las tasas de interés, el tipo de cambio peso / dólar no se apreció y se mantuvo fluctuando en torno a los $14.20 pesos por dólar. Esto pudiera llamar la atención, dado que la teoría económica señala que un país al bajar las tasas de interés se vuelve menos atractivo para recibir flujos de capital financiero internacionales.

 

Entonces la gran pregunta es ¿Por qué el peso se mantiene con una fortaleza relativa (después de habernos depreciado 42 por ciento) a pesar de que bajaron las tasas de interés? La respuesta tiene que ver con elementos de política internos y externos para México. 

 

En cuanto a los elementos internos, tenemos en primer lugar que un tipo de cambio actual por encima de los $15 pesos por dólar es irreal y refleja un claro componente especulativo.  Es irreal porque en base a la paridad del poder adquisitivo absoluta la diferencia en precios de una canasta de bienes en México y una en Estados Unidos no justifica un tipo de cambio en el cual el peso mexicano esté tan subvaluado. He señalado que es cierto que la economía mexicana tiene serios problemas de falta de divisas por sus crecientes déficits con el exterior, pero no para hacer que el tipo de cambio esté por arriba de los $15 pesos por dólar.  Creo que esto es algo que el mercado ya reconoció y que se ha frenado el ataque especulativo en contra del peso mexicano que tuvimos todavía hasta hace un mes.

 

Otro punto, dentro de los elementos internos, que ha permitido que el tipo de cambio tenga cierta estabilidad estos últimos días es que el mecanismo de subasta diaria del Banxico por $100 millones de dólares ha resultado muy útil y le da la liquidez necesaria al mercado para poder operar. Este mecanismo, además de efectivo, ha ayudado a frenar la pérdida de reservas internacionales a tal grado que el Banxico recién reportó que las reservas internacionales de México subieron en 1 mil 290 millones de dólares la última semana para llegar nuevamente a un monto por encima de los 80 mil millones de dólares.

 

 Ahora, pasando al ámbito externo, podemos señalar que hay múltiples factores que han provocado que unos días el dólar se vea fortalecido y otros en los que éste se ha debilitado. Tenemos que recientemente empresas de la talla de Citigroup y General Motors emitieron reportes en los que mostraban cierta fortaleza y que de hecho para ellos ya no era tan urgente recibir el dinero del gobierno federal para rescatarlos. Esto provocó la euforia de varios inversionistas que percibieron un menor riesgo sistémico y regresaron a invertir en economías emergentes como la mexicana (esto coincidió con las fechas cuando el tipo de cambio bajó de $15.49 pesos por dólar hasta $13.90 pesos por dólar hace dos semanas).

 

Por su parte, otro punto de gran discusión es el relacionado a qué es lo que hará China en cuanto a si seguirá comprando bonos del Tesoro de EE.UU. (China es el principal comprador y tenedor de estos instrumentos de deuda del gobierno estadounidense a nivel mundial, por lo que haga o deje de hacer causará un gran impacto en el precio del dólar).

 

Hay que reconocer que China al tener más de 2 billones de dólares de reservas internacionales tiene la capacidad de quebrar a los EE.UU. en caso de que siquiera insinuara que ya no le va a comprar sus bonos, ya que esto implicaría que EE.UU. ya no tendría posibilidades de financiar sus déficits con el exterior y entonces vendría una muy importante devaluación del dólar.

 

Así pues, los mercados están reaccionando todos los días en relación a lo que sucede en este debate. En esta semana vimos declaraciones de Hu Xiaolin, vicepresidente del Banco Central de China, quien dijo que  "Invertir en los bonos del Tesoro estadunidense es un elemento importante de la estrategia de inversión de China y debemos seguir con esta práctica".  Obviamente este tipo de declaraciones hacen que el dólar aumente de valor. Pero otro tipo de declaraciones como las externadas por el primer ministro chino, Wen Jiabao, hace dos semanas expresando su inquietud por las inversiones chinas en EE.UU. por el déficit presupuestario de Washington, hacen que el dólar se debilite en los mercados internacionales.

 

Hasta hora al debilitarse el dólar a nivel internacional el peso se ha recuperado, ya que algunos inversionistas al temer que el dólar de EE.UU. pueda depreciarse, tratan de diversificar sus inversiones y cambian sus dólares por pesos. Pero cuando se dan declaraciones que dan confianza respecto al dólar, muchos inversionistas prefieren vender sus tenencias de divisas y cambiarlas por el billete verde provocando la apreciación del dólar.

 

Con toda seguridad este debate continuará, y esto seguirá teniendo repercusiones en el tipo de cambio peso-dólar, ya que China acaba de proponer la creación de una nueva moneda que sea utilizada como reserva internacional y sustituya al dólar. Esto para tener una moneda de reserva estable (hay que tener en mente que China está muy preocupada por la pérdida de valor del dólar por los excesivos déficits fiscales que tiene y que están siendo financiados con la impresión de dinero). China tiene pavor de que EE.UU. tarde o temprano comience a registrar hiperinflación, y el dólar se deprecie frente a monedas como el Euro o el Yen, por la falta de prudencia en sus políticas fiscales y monetarias. Por eso propone que haya otra moneda de reserva.

 

De entrada los chinos han obtenido respuestas mixtas por parte del gobierno estadounidense, ya que por un lado el presidente Obama ya dijo "No creo que haya necesidad de una moneda global", y agregó que el dólar "está extraordinariamente fuerte ahora mismo".

 

Pero por otra parte el secretario del Tesoro de EE.UU., Timothy Geithner, en un principio también rechazó la propuesta china,  pero sorprendentemente al día siguiente (25 de marzo) al parecer rectificó y admitió que su país está abierto a dejar al dólar fuera como moneda universal. Obviamente esta última declaración provocó el debilitamiento del dólar.

 

 Debemos estar muy atentos acerca de cómo evoluciona este debate para tener cierta idea de que puede pasar con la paridad peso/dólar. Hasta ahora los datos muestran que cuando hay malas noticias para el dólar el peso se recupera y que cuando hay buenas noticias para el dólar el peso pierde valor, pero todo esto podría cambiar en el futuro, y por nuestra cercanía con los EE.UU. un debilitamiento del dólar podría ocasionar una depreciación del peso también.

 

Queda claro que en la actualidad hay una combinación de factores coyunturales que han permitido que a pesar de que México bajó sus tasas de interés para reactivar la economía interna, el peso no se haya depreciado. Hay cosas que estamos haciendo bien, pero desafortunadamente estamos en manos de inversionistas extranjeros y especuladores (que por el momento ya se han tranquilizado). Mientras tanto es responsabilidad del Banxico coadyuvar apoyando la planta productiva nacional. Esperamos a la brevedad  más anuncios por parte de la Secretaría de Hacienda y de la Secretaría de Economía para que nos digan que otras cosas van a hacer para evitar que el desempleo suba más del 5.3 por ciento al que ya llegó en el mes de febrero.

 

Director general GAEAP*

alejandro@gaeap.com

 

 

 

Promoviendo la cultura de la información económica y  financiera

 

 

Alejandrogomeztamez.com

Información de contacto:

Teléfono: 477-326-3633

 

Para estar bien informado todos los días respecto a lo que pasa en la economía y las finanzas de México y el mundo suscríbete GRATIS al  Servicio Informativo de GAEAP

Visita nuestro blog: