Artículos editoriales

Fecha: 17/07/09

Reservas internacionales y comercio exterior

Alejandro Gómez Tamez*

 

Las reservas internacionales de un país están formadas por lo que se denomina “activos externos” (cantidad de oro y divisas) que posee para hacer frente a sus compromisos internacionales. Estas reservas son importantes porque son los recursos con los que el país cuenta para hacer frente a escenarios de salida masiva de capitales o para defenderse ante los ataques especulativos del exterior. 

 

Cabe señalar que aunque un país tenga un tipo de cambio de libre flotación (uno en el que teóricamente no hay intervención gubernamental comprando o vendiendo divisas en el mercado), las reservas internacionales son muy importantes en momentos de fuerte inestabilidad financiera. Como ejemplo de esto, tenemos el caso de México que no obstante que tiene un tipo de cambio libre, desde que inició la crisis económica internacional en octubre pasado, ha requerido la venta de más de 26 mil millones de dólares de sus reservas internacionales para evitar un mayor desplome del peso mexicano, que de cualquier manera ha perdido un 35 por ciento de su valor con respecto al dólar en los últimos 9 meses. Y en este sentido cabe señalar que el 30 de octubre de 2008 el propio Banco de México (Banxico) señaló que si no hubiera intervenido en el mercado cambiario vendiendo reservas, el dólar se hubiera ido hasta $20 pesos por unidad.

 

Así pues, es conveniente contar con una cantidad suficiente de reservas internacionales que le dé certeza (seguridad) a los inversionistas nacionales e internacionales de que ante una eventualidad financiera, existen suficientes divisas internamente para inyectar la suficiente liquidez al mercado y así permitir que quien quiera retirar sus inversiones del país podrá hacerlo sin sufrir mayores pérdidas ante una posible depreciación de la moneda nacional. Así pues, tenemos que al final de cuentas las reservas contribuyen a construir la confianza para invertir en una nación.

 

Teniendo todo lo anterior en mente, debemos señalar que el 15 de julio de este año el Banco Central de China informó que sus reservas internacionales de divisas aumentaron a 2.13 billones de dólares a finales del mes de junio, un crecimiento de 17.84 por ciento respecto al mismo período del año pasado. De esta manera, China se mantiene en el primer lugar como el país con mayores reservas de divisas en el mundo.

 

Por su parte, México dio a conocer el 14 de julio que sus reservas internacionales cayeron hasta 73 mil 699 millones, lo que significa su monto más bajo desde principios de octubre de 2007. De esta manera, el saldo de las reservas internacionales del país administradas por el  Banco de México (Banxico) acumula una caída de 13 mil 156 millones de dólares desde su máximo histórico alcanzado el 18 de julio de 2008 (fecha en que alcanzaron casi 87 mil millones de dólares).

 

¿Qué es lo que provoca que naciones como China acumulen reservas internacionales y países como México las pierdan? Hay varias formas de responder a esta pregunta, pero lo más adecuado sería explicarlo en términos de oferta y demanda de divisas. Cuando en la balanza de pagos de un país son mayores las entradas que las salidas, se supondría que el tipo de cambio debe bajar y/o se acumulan reservas internacionales (esto es lo que le ocurre a China). Por su parte, si un país registra una mayor salida que entrada de divisas, entonces el tipo de cambio debe subir y/o pierde reservas internacionales (esto es lo que le ocurre a México).

 

¿Cuáles son los factores que inciden en que haya una mayor entrada de divisas a un país? Son varios, pero entre los que destacan están estos tres: tener un mayor monto de exportaciones, atraer inversión extranjera directa y de cartera, y recibir mayores recursos por concepto de remesas. Esto implica que en la medida en que aumentan los flujos de entrada de divisas y los flujos de salidas se mantienen constantes o decrecen, podremos ver que el precio del dólar disminuye o bien que hay un mayor ritmo de acumulación de reservas internacionales (si es que el banco central decide intervenir en el mercado comprando el exceso de dólares).

 

Vale la pena señalar que hasta antes de esta crisis económica internacional, México acumulaba reservas internacionales porque las dependencias del gobierno federal y Pemex están obligados a venderle sus dólares al Banxico. Es decir, México no se ha caracterizado por ser un país que había acumulado casi 87 mil millones de dólares en reservas por tener un banco central activo en los mercados cambiarios.

 

De cualquier manera, es evidente que estamos perdiendo reservas internacionales (producto de la subasta diaria de dólares que realiza el Banxico para satisfacer la sed de liquidez del mercado cambiario. Esta subasta pasó de $100 millones de dólares diarios hasta hace unos días a $50 millones diarios), y es necesario revertir esta tendencia evitando que el Banxico tenga que seguir vendiendo dólares todos los días para fortalecer al peso artificialmente.

 

Así pues, el camino que debe seguir México es uno similar al que ha seguido China, y es el del fomento a las exportaciones nacionales para mejorar el saldo de la balanza comercial de manera permanente. Recientemente el INEGI informó que en el periodo de enero a mayo de este año, México reportó un déficit  en la balanza comercial de 1 mil 000.7 millones de dólares. Esta cifra contrasta con el déficit en la balanza comercial que tuvimos en todo 2008 y que ascendió a 17 mil 260.7 millones de dólares, y de igual manera se compara favorablemente con el déficit de 2 mil 748.4 millones de dólares en los primeros cinco meses de 2008.

 

El problema es que este menor déficit en la balanza comercial es meramente coyuntural; es decir, nuestras importaciones se han visto disminuidas por la gran depreciación que ha sufrido nuestra moneda (que ha elevado el costo de los productos importados) y por al colapso de nuestra actividad económica (que se ha reflejado en una menor demanda de productos tanto nacionales como importados). Aquí el riesgo es que cuando la economía nacional vuelva a crecer y el tipo de cambio real disminuya (en la medida en que nosotros tenemos más inflación que Estados Unidos vamos perdiendo la ventaja que inicialmente nos dio la depreciación del peso) volveremos a tener grandes déficits en la balanza comercial y seguiremos con una moneda débil dependiente de los flujos internacionales de capital especulativo.

 

Así pues lo que México requiere es una verdadera política industrial que fomente exportaciones (a través de diversos incentivos fiscales y crediticios) y disminuya importaciones. En este sentido, la Secretaría de Economía debe realizar un planteamiento de largo plazo que consista de un diagnóstico de cuales son los sectores económicos nacionales que tienen mayores perspectivas de competir con los productos importados, de manera que a éstos se les apoye más decididamente. Si estos apoyos resultan adecuados, se podrán sustituir importaciones (sin recurrir a un alza de aranceles) y esto también contribuirá a la mejoría de la balanza comercial.       

 

Y un último punto que vale la pena menciona: México tiene firmados 11 tratados de libre comercio, ¿pero de que le han servido? Si prácticamente tenemos déficits en la balanza comercial con todos nuestros socios comerciales, salvo con Estados Unidos. Entonces habrá que replantear algunos puntos de nuestra estrategia comercial e inclusive renegociar algunos acuerdos comerciales que no nos han servido. Y nos podemos preguntar: ¿Los tratados que hemos firmado son para aumentar nuestras exportaciones y mejorar la balanza comercial o son para que podamos importar bienes a un menor costo?

 

Así pues, tenemos que preguntarnos ¿Qué es lo que no entienden algunos de los funcionarios del gobierno federal? El ejemplo de cómo se deben hacer las cosas lo está dando China, pero nosotros seguimos sin un apoyo decidido al sector exportador.  Las cosas deben cambiar en beneficio de la producción y el empleo mexicanos. Ojala y la nueva legislatura coadyuve en este sentido para hacer de la economía nacional una más competitiva y más generadora de riqueza.

 

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com 

 

 

 

 

 

 

 

Información de contacto:

Teléfono: 477-326-3633

 

Si te interesa reproducir nuestros contenidos en tu sitio de internet o medio impreso da click en Agencia NotiLeón para que conozcas las alternativas que tenemos para ti+

Visita nuestro blog alejandrogomeztamez.com

Visita nuestro blog: