Artículos editoriales

Información de contacto:

Teléfono: 477-326-3633

 

Fecha: 15/12/13

El comercio nacional en problemas, hay mucho que aprender de China

Alejandro Gómez Tamez*

 

El componente consumo de un país es el más importante de todos. Y en México debemos estar preocupados porque la situación de los establecimientos comerciales este año ha sido negativa y muestra de ello es que de acuerdo al INEGI, en el comparativo de los primeros nueve meses de este año con respecto a los mismos meses de 2012, se observa una caída de -0.8% en el Índice de Ventas Netas al por menor en términos reales.

 

Lo anterior es producto de muchos factores, entre los que destacan: débil crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de apenas 1.15% promedio en los primeros tres trimestres del año, estrategia aperturista que daña al aparato productivo ya que no viene acompañada de políticas que apoyen a las empresas nacionales, exceso de corrupción en Aduanas y la falta de resultados para detener a los importadores subvaluadores, y estancamiento en la confianza del consumidor al haber crecido el índice correspondiente en apenas 0.3% en el periodo de referencia.

 

Así pues, si bien se registra una caída en el Índice de Ventas Netas total de -0.8% en los primeros nueve meses del año, hay subsectores y ramas que registran caídas mucho más pronunciadas, y sólo hay unas pocas que muestran aumento.  A continuación se presenta la evolución del comercio al menudeo en México en el comparativo de los primeros nueve meses de este año respecto a los mismos meses de 2012, de acuerdo a los datos que publica el INEGI:

 

Alimentos, bebidas y tabaco (Total): -1.7%

Alimentos: -1.4%

Comercio al por menor de bebidas y tabaco: -5.5%

            

En tiendas de autoservicio y departamentales (Total): -2.8%

En tiendas de autoservicio: -2.8%

En tiendas departamentales: -2.9%

            

Productos textiles, accesorios de vestir y calzado (Total): 2.0%

Productos textiles, excepto ropa: -5.8%

Ropa y accesorios de vestir: 6.2%

Comercio al por menor de calzado: -3.0%

            

Artículos para el cuidado de la salud: -0.4%

            

Artículos de papelería, para el esparcimiento y otros artículos de uso personal (Total): -3.1%

Artículos de perfumería y joyería: -0.8%

Artículos para el esparcimiento: -6.2%

Artículos de papelería, libros y periódicos: -2.9%

Mascotas y otros artículos de uso personal: -2.4%

            

Enseres domésticos, computadoras y artículos para la decoración de interiores (Total): -2.7%

Muebles y otros enseres domésticos: -11.7%

Computadoras, teléfonos y otros aparatos de comunicación: 9.9%

Artículos para la decoración de interiores: 2.6%

Artículos de ferretería, tlapalería y vidrios: -0.3%

            

Vehículos de motor, refacciones, combustibles y lubricantes (Total): 1.5%

Automóviles y camionetas: 8.5%

Partes y refacciones para automóviles y camiones: -6.1%

Motocicletas y otros vehículos de motor: 3.2%

Combustibles, aceites y grasas lubricantes: -1.6%

 

Las cifras muestran que de 7 subsectores, hay caída en ventas al menudeo en 5 de ellos; mientras que de 19 ramas hay caída en las ventas de 14 de ellas. La situación más grave aparentemente la viven los vendedores de muebles y otros enseres domésticos con una caída de -11.7%, mientras que a los que mejor les va es a los que venden automóviles y camionetas con un aumento de 8.5% (seguramente apoyado en agresivos esquemas de financiamiento).

 

Por su parte, preocupa lo que sucede con los productos textiles y calzado, los cuales son altamente generadores de mano de obra y muestran caída en sus ventas de -5.8% y -3.0% respectivamente.

 

Como puede apreciarse, el panorama es por demás complicado y de acuerdo a lo que uno puede escuchar de amigos empresarios, no parece que haya mejorado mucho con el cierre del año, aunque tendremos que esperar a que se publiquen cifras oficiales. Es verdad que la expectativa es de que haya un crecimiento del PIB de México a cerca de 1.5% en el último trimestre de 2013, pero la realidad es que esta es la cifra macroeconómica que refleja el comportamiento de las grandes empresas y no necesariamente verán ese crecimiento el grueso de las micro, pequeñas y medianas empresas en nuestro país.

 

Para complicar las cosas aún más, aunado a la caída en las ventas de los establecimientos comerciales, tenemos que en los primeros diez meses de este año las importaciones de bienes de consumo de México han aumentado en 7.3%, por lo que el panorama para la industria manufacturera nacional es aún peor de complicado.

 

De la mano del punto anterior, en diversas entregas hemos señalado que una fuente de debilidad para la economía mexicana es el abultado déficit comercial que se tiene con China, el cual es crónico y sumó -51,215.3 millones de dólares (mdd) en 2012 y ya asciende a -45,808.9 mdd en los primeros diez meses de 2013.

 

Con estos déficits México pierde empleos y contribuye a la creación de empleos y crecimiento en China. Los políticos y funcionarios mexicanos deberían leer las declaraciones que dieron las máximas autoridades chinas esta semana, ya que en ellas manifiestan lo que seguirán haciendo en términos de reformas e innovación para impulsar su economía, y refrendan que en el 2014 la nación asiática crecerá 7.5% y creará al menos 9 millones de nuevos empleos.

 

En México nos conformaremos con un gigantesco déficit fiscal agregado de 4.1% del PIB que nos ayudará a tal vez crecer 3.5% y así crear a lo mucho y en el mejor de los casos unos 600 o 700 mil empleos. 

 

Y es que mientras China genera un ambiente macroeconómico propicio para el crecimiento y da toda clase de incentivos y apoyos a sus empresas para que contraten personal, inviertan y exporten, en México nuestras autoridades nos recetaron una “reforma” fiscal que castiga la contratación de personal, da trato de evasor a los empresarios, no incentiva la inversión productiva y eleva las cargas impositivas a las familias, lo cual reducirá el consumo privado.

 

Como lo señalamos en anteriores entregas, México tendrá vida artificial en materia económica en 2014, gracias al abultado déficit fiscal y al gasto público, mientras que los compontes consumo privado e inversión empresarial apenas si se moverán, por lo que el mercado interno seguirá siendo muy débil.

 

México tiene mucho que aprender de los apoyos que China da a sus empresarios, ya que tristemente en nuestro país las autoridades piensan que ya aprobando la reforma estructural no importa que hayan golpeado duramente a los empresarios nacionales.

 

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

alejandrogomeztamez.com

 

 

Promoviendo la cultura de la información económica y  financiera

 

 

Alejandrogomeztamez.com

Para estar bien informado todos los días respecto a lo que pasa en la economía y las finanzas de México y el mundo suscríbete GRATIS al  Servicio Informativo de GAEAP

Visita nuestro blog: