Artículos editoriales

Fecha: 22/10/09

El mundo se recupera, ¿México para cuando?

Alejandro Gómez Tamez*

El pasado miércoles 21 de octubre se nos informó que la economía China creció 8.9 por ciento en el tercer trimestre de este año.  Este dato es muy importante para las perspectivas de recuperación económica global, ya que dicho país es ya la tercera economía más grande del mundo; y es previsible que si su crecimiento es sostenido, entonces para la economía mundial ya se ha prendido nuevamente uno de sus motores de crecimiento económico. 

Es importante mencionar que el crecimiento de la economía China de 8.9 por ciento no fue espontáneo. Este desempeño favorable se debió a un agresivo programa gubernamental que buscaba revertir la tendencia de desaceleración económica que vivió esta economía desde finales de 2008, cuando se desplomaron sus exportaciones y cerraron miles de comercios, incrementándose las filas del desempleo.

Información de contacto:

Teléfono: 477-326-3633

 

Si te interesa reproducir nuestros contenidos en tu sitio de internet o medio impreso da click en Agencia NotiLeón para que conozcas las alternativas que tenemos para ti+

Visita nuestro blog alejandrogomeztamez.com

Fue así que las autoridades chinas respondieron con un plan de gastos extraordinarios de $586 mil millones de dólares, destinado mayormente a obras públicas como infraestructura, ferrocarriles y carreteras. Al final de cuentas a los chinos les fue bien y la estrategia de incremento en los gastos extraordinarios gubernamentales y el crédito de la banca (el cual ascendió a $1.27 billones de dólares) hicieron que el crecimiento económico retomara niveles “aceptables” para sus estándares.

Es curioso ver que para ellos era motivo de preocupación que su economía creció a una tasa de tan sólo 6.1 por ciento en el primer trimestre del año, mientras que en México crecer a esa tasa en un año sería un sueño hecho realidad. La última vez que registraos un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) por encima del 6 por ciento fue el tercer trimestre del año 2000, cuando se registró un crecimiento del 7 por ciento anualizado.

Así pues, es tal la recuperación de la economía china que sus propias autoridades han señalado que “su producción industrial e inversiones crecen a un ritmo vertiginoso”, y algunos analistas comienzan a preocuparse por las presiones inflacionarias que este elevado crecimiento puede ocasionar (ojala y estos fueran los problemas económicos de México).  Durante los primeros nueve meses la inversión China creció 33.0 por ciento, su PIB se elevó 7.7 por ciento entre enero y septiembre, y en el año estará promediando entre 8.0 por ciento y 9.0 por ciento

Por su parte, en cuanto a la recuperación económica de Europa, tenemos que también Alemania se prepara para dar a conocer cifras positivas en el tercer trimestre. Cabe señalar que oficialmente dicho país ya había salido de la recesión al registrar un modesto incremento de su PIB de 0.3 por ciento en el segundo trimestre del año, pero ahora las previsiones son que su tasa de crecimiento económico pudo haber sido de 0.75 por ciento en el tercer trimestre del año. 

En los Estados Unidos tenemos que los Indicadores Líderes mantienen su ritmo ascendente, ya que en  septiembre subieron 1.0 por ciento, superando las expectativas de analistas que los ubicaban en 0.8 por ciento. De esta manera, ligaron seis meses consecutivos de crecimiento, lo cual se constituye como una buena señal dentro del actual proceso de recuperación de la economía. Cabe señalar que este indicador da la pauta del comportamiento general de la economía para el corto plazo.

Sin embargo, un dato que no es del todo positivo es que el Departamento del Trabajo de dicha nación advirtió que si en diciembre de este año se empezaran a crear empleos al ritmo de la expansión mas reciente (de noviembre 2001 a diciembre 2007 se crearon un promedio de 94,000 empleos al mes), los EE.UU. recuperarían hasta mediados del 2016 los 8 millones de puestos de trabajo que se han perdido. Así pues, es previsible que la recuperación económica de  nuestro vecino del norte podría ocurrir a pesar de que el consumo privado continuaría débil por un buen tiempo más.

¿Y en México como vamos? En pasados editoriales comentábamos que en nuestro país hay signos alentadores de que vamos hacía una recuperación, aunque está será modesta durante el 2010, esperando una tasa de crecimiento del PIB de aproximadamente 2.8 por ciento.

Sin embargo, de acuerdo a diversos analistas y líderes empresariales, la eliminación del régimen de consolidación fiscal, la potencial alza al Impuesto Sobre la Renta (ISR) y el establecimiento de un Impuesto Especial a la Producción y Servicios (IEPS) a las Telecomunicaciones, podrían descarrilar el ritmo de recuperación económica que hasta ahora observamos.

Tenemos que para el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Ricardo González Sada, “es aberrante e inconstitucional la persistencia de los diputados en mantener el carácter retroactivo del régimen de consolidación fiscal”.  Mientras que para el líder de los industriales en la Canacintra, Miguel Marón, lo aprobado por los diputados “castiga a quien cumple con el pago de impuestos y premia a los evasores; adelgaza la industria y el comercio formal, mientras engorda la burocracia y la economía ilegal”.

Debemos entender la encrucijada en la que se encuentra el gobierno federal, ya que ante la caída de los precios internacionales del petróleo, se debe cuidar que las finanzas públicas se mantengan sanas con un déficit fiscal moderado (esto es vital para conservar una buena calificación de la deuda sobreaña nacional y bajas tasas de interés); sin embargo, también es válido señalar que no es posible continuar con la estrategia de sacarle más recursos al contribuyente cautivo que ya está pagando grandes sumas de impuestos.

Es lamentable ver que en la Iniciativa de Ley de Ingresos que ya turnó la Cámara de Diputados al Senado no se ve casi nada que haga que paguen impuestos los evasores (más allá de haber aumentado el Impuesto a los Depósitos en Efectivo –IDE- de 2 a 3 por ciento y hacerlo para montos superiores a los $15 mil pesos); y lamentablemente es verdad que este Paquete Económico puede inhibir la inversión productiva al pretender aumentar la tasa de Impuesto Sobre la Renta de un 28 a un 30 por ciento.

Así pues, mientras el resto del mundo ya piensa en recuperación económica en México estamos preocupados por financiar el boquete de casi $500 mil millones de pesos en el presupuesto federal; además de que nos preocupa el impacto que el paquete fiscal pudiera tener en la inflación para el 2010 (por el posible incremento del IVA del 15 al 16 por ciento y por los incrementos en los IEPS; además de las alzas en gasolinas que se esperan) y su repercusión en las tasas de interés.

Así pues, con todo esto pareciera que por no haber realizado las reformas estructurales que nos hicieran menos dependientes del petróleo y nos dieran más competitividad, estamos condenados a la mediocridad. Es lamentable que mientras que otros países crecen y prosperan, nosotros estamos estancados sin crecimiento económico.

Ojala y que ante esto, los legisladores realmente tengan una visión de largo plazo para la solución de los problemas nacionales, y más allá de recetarnos alzas en los impuestos, piensen en las reformas de fondo que el país requiere para crecer a tasas similares a las que tiene China y que muchos países en vías de desarrollo tendrán en el 2010.

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

Visita nuestro blog: