Artículos editoriales

Fecha: 12/11/09

En 2010 aumentará el empleo…informal

Alejandro Gómez Tamez*

El Congreso de la Unión aprobó la parte sustancial del paquete fiscal para el año 2010 el pasado domingo 1 de noviembre; si bien hubo algunos cambios de último momento por parte del Senado (24 modificaciones en total, de las cuales 21 fueron avaladas por la Cámara de Diputados prácticamente de inmediato), éstos son relativamente menores y en buena medida ya sabemos que esperar para el año entrante en materia de impuestos.

Independientemente de lo que quedo pendiente de aprobar por los Diputados, lo que ya es un hecho es que a partir del 1 de enero del 2010 entrará en vigor el aumento del IVA a 16 por ciento, la tasa de 30 por ciento de ISR para salarios superiores a 32 mil pesos mensuales y para empresarios, el tres por ciento a teléfonos celulares, televisión de paga y telefonía fija, así como a los depósitos bancarios en efectivo a partir de 15 mil pesos, el gravamen especial para la venta de casas, el aumento a la cerveza, las bebidas alcohólicas y los juegos y sorteos.

 

 

Promoviendo la cultura de la información económica y  financiera

 

 

Alejandrogomeztamez.com

Información de contacto:

Teléfono: 477-326-3633

 

Si te interesa reproducir nuestros contenidos en tu sitio de internet o medio impreso da click en Agencia NotiLeón para que conozcas las alternativas que tenemos para ti+

Visita nuestro blog alejandrogomeztamez.com

Algunas de las secciones en nuestro blog:

¿Qué es GAEAP?

Lista productos

Info de contacto

Curriculum

De igual manera entrarán en vigor el próximo año, la nueva fórmula que obliga a los empresarios a pagar el Impuesto Sobre la Renta (ISR) diferido en los últimos años, a partir de 2010, con pagos parciales en los próximos cinco ejercicios fiscales, así como las nuevas disposiciones en materia de comprobantes fiscales y facultades del Servicio de Administración Tributaria (SAT) para perseguir y pedir castigo a los evasores fiscales y la prohibición para que las empresas que organizan campañas de donativos las usen para evadir impuestos.

Algunos funcionarios de Hacienda y diputados han señalado que este paquete fiscal fortalecerá a México, que fomentará el crecimiento económico y que provocará un aumento en el número de empleos. Tal vez haya algunos que les crean, pero la realidad es que el aumento de impuestos se traducirá en menor crecimiento económico, y efectivamente más empleos… ¡pero en la economía informal!

La teoría económica nos indica que un alza de impuestos, sobre todo cuando estos se usan para financiar un gasto corriente creciente, lo que ocasiona es una caída de la demanda agregada, un freno a la inversión productiva, el fortalecimiento del mercado informal y que el país se hunda en la mediocridad. Es muy diferente cuando la recaudación adicional tiene como objetivo el aumentar el gasto de inversión, en tal caso dicho gasto tiene un efecto de incrementar la productividad de la economía al crear una mayor infraestructura. Pero este no es el caso en México.

Así pues, la Secretaría de Hacienda tampoco la tendrá fácil, ya que es muy probable que al haber incrementado la tasa del IVA al 16% se dará un mayor incentivo para que muchos más comercios vendan sus productos sin factura para que de esa forma el cliente se pueda ahorrar el impuesto.  De igual manera, habrá empresarios que no estén dispuestos a darle al gobierno federal el 30 por ciento de sus utilidades y en base a esto vendan sin factura para disminuir sus ingresos fiscales, o bien “compren” facturas para inflar sus costos y así tener una base para el cálculo del impuesto más pequeña.

Para esto hay que recodar el concepto de la Curva de Laffer, la cual muestra que en la medida en que aumentan los impuestos la recaudación fiscal aumenta (porque a la gente en general le gusta cumplir con sus obligaciones), pero una vez que se sobrepasa una determinada tasa impositiva la recaudación fiscal comienza a caer producto de que más personas evaden impuestos. Así, Hacienda debería darse a la tarea de encontrar la tasa de impuesto óptima para que los contribuyentes cumplan y se maximicen los ingresos fiscales.

No debemos olvidar que prácticamente todos los líderes empresariales a nivel nacional han criticado severamente el Paquete Fiscal aprobado. De acuerdo a Salomón Presburguer, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), el paquete fiscal aprobado “pondrá al país en un escenario catastrófico debido a que provocará un crecimiento no mayor al 2 por ciento para el año que entra, lo que permitirá una creación de, cuando mucho, 200 mil empleos”. Lamentablemente este es un escenario que tiene un elevado porcentaje de probabilidades de convertirse en realidad.

La realidad es que los Diputados y Senadores debieron haber dejado sin cambios la tasa de ISR y tampoco debieron haber tocado la consolidación fiscal retroactiva; y más bien haber centrado sus esfuerzos recaudatorios en ampliar la base de contribuyentes, eliminar los regímenes especiales e incrementar los impuestos al consumo, tal como lo hacen otros países. Lo hemos dicho en muchas ocasiones: es un error cobrarle más impuestos a los que ya estamos pagando, y es un error no haber tocado los regímenes especiales cuya eliminación hubiese representado al fisco ingresos adicionales por $450 mil millones de pesos. Es un error golpear con más impuestos y leyes intimidatorias a los que crean los empleos, y es un error no haber implementado medidas para hacer que los que no pagan impuestos como debieran, comiencen a hacerlo.

Ante todo esto, no nos cansaremos de señalar que en México urge que se implementen de una vez por todas las políticas públicas correctas que nos lleven a consolidar la recuperación que afortunadamente ya ha comenzado (y que seguramente se verá afectada negativamente por el alza de impuestos). Concretamente, ahora se debe trabajar para lograr los cambios estructurales pendientes (verdadera reforma fiscal, reforma energética, reforma laboral, reforma administrativa, entre otras). 

De igual manera, se deben implementar políticas tendientes a fortalecer el mercado interno, y para ello es fundamental el apoyo para la creación de nuevos empleos y empresas, lo cual va muy de la mano del incremento en la competitividad de nuestro país. Es fundamental hacer énfasis en que el gobierno debe ser prudente durante el 2010 y no aumentar excesivamente los precios de los bienes que administra como la gasolina, diesel, gas y electricidad, ya que esto terminaría por descarrilar los esfuerzos de recuperación económica en la medida en que sube la inflación y las tasas de interés.

Es importante estar al tanto de la discusión en la Cámara de Diputados del Presupuesto de Egresos 2010 y presionar a los legisladores para que lo que se apruebe privilegie el gasto de inversión y no el gasto corriente. A  México le urge consolidar su infraestructura de comunicaciones, y pues ojala y los legisladores vean este punto y recorten gasto corriente en el Presupuesto 2010 (salvo aquel que esté relacionado con la seguridad y la educación).

Sólo a través de estas medidas podremos aspirar a un futuro más promisorio en materia de empleo y de producción nacional, una vez que ya se les ha dado un duro golpe a los empresarios en materia fiscal.

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com