Artículos editoriales

Fecha: 19/12/09

El ALBA: EE.UU. es el culpable de todos los males

Alejandro Gómez Tamez*

La VIII Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) comenzó el 14 de diciembre en La Habana con la asistencia de los presidentes de Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua; además de la asistencia del primer ministro de San Vicente y Las Granadinas; y los cancilleres de Honduras y de Ecuador. Así mismo, también contó con la asistencia del embajador de Dominica en Venezuela y del embajador de Antigua en La Habana.

El ALBA fue creado el 14 de diciembre de 2004 como un convenio entre Cuba y Venezuela, suscrito por Hugo Chávez y el entonces presidente cubano Fidel Castro.  A este acuerdo se sumaron posteriormente Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Honduras, Dominica, Antigua y Barbuda, y San Vicente y las Granadinas, países con doctrina de izquierda que se oponen a los tratados de libre comercio con Estados Unidos. En teoría el ALBA es un mecanismo de integración regional que se constituye como una alianza política, económica y social.

 

 

Promoviendo la cultura de la información económica y  financiera

 

 

Alejandrogomeztamez.com

Información de contacto:

Teléfono: 477-326-3633

 

Si te interesa reproducir nuestros contenidos en tu sitio de internet o medio impreso da click en Agencia NotiLeón para que conozcas las alternativas que tenemos para ti+

Visita nuestro blog alejandrogomeztamez.com

Las expectativas que levantó en México la Cumbre del ALBA fueron prácticamente nulas, ya que casi nadie se enteró de que ocurrió; pero para los países miembros fue todo un acontecimiento.

En principio la VIII Cumbre tendría como propósito el hacer públicos varios documentos, entre ellos una Declaración Final que abordaría la situación política en la región y en especial condenaría el acuerdo entre Estados Unidos y Colombia por el establecimiento de bases militares en Sudamérica; además de que reprobaría el golpe de Estado en Honduras. Usted puede o no estar de acuerdo con la cuestión de las bases militares, pero antes de emitir un juicio no hay que perder de vista el cambio en materia de seguridad pública que se vivió en Colombia. No tiene punto de comparación lo que se vivía en dicha nación sudamericana en las décadas de los ochentas y noventas, con respecto a lo que se vive ahora. ¿Y quién cree usted que le ayudó a los colombianos a pacificar su país?

Así pues, la más reciente Cumbre del ALBA lanzó algunos puntos en los que todos podemos estar de acuerdo, como por ejemplo: 

1. La decisión de extender a todas las naciones miembros del bloque un estudio clínico-genético y psicosocial de discapacitados a partir la experiencia acumulada en Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.

2. También señala la estrategia de avanzar en el proceso de declaración de territorio libre de analfabetismo en todos los países del ALBA y continuar impulsando la posalfabetización como vía para elevar el nivel educativo de los pueblos.

Sin embargo, el ALBA trató algunos otros asuntos relevantes (e incómodos para los países ricos), tales como la acusación a estas naciones de torpedear un acuerdo global sobre cambio climático en la conferencia de Copenhague y eludir su "deuda climática". Los líderes del ALBA dijeron que los países ricos "no tienen la intención de alcanzar resultados justos y balanceados", y además exigieron que las naciones industrializadas ayuden a financiar los daños causados por el cambio climático en los países en desarrollo, una idea respaldada por China e India.  No cabe duda que muchos pueden también estar de acuerdo en este señalamiento del ALBA, ya que es un hecho que buena parte del desastre ecológico mundial es producto de los excesivos niveles de contaminación ocasionados por el mundo desarrollado.

Sin embargo, como ya se señaló, la parte medular de la Cumbre fueron los ataques y críticas en contra de Estados Unidos (el villano favorito de este grupo de países). En este sentido podemos retomar el  discurso del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien en la clausura del foro llamó a realizar un referendo popular de condena a la presencia de bases militares estadounidenses en la región; o bien, podemos rescatar las acusaciones del ALBA contra EE.UU. por “aplicar una ofensiva política y militar hacia la región para apoderarse de sus mercados y frenar los cambios sociales”.

Otro punto tratado por el ALBA contra EE.UU. fue el rechazo enérgico de sus miembros a las advertencias que había lanzado recientemente la secretaria de Estado, Hillary Clinton, a líderes de América Latina, por sus relaciones bilaterales con Irán (concretamente Venezuela, Bolivia y Nicaragua).

Pero lo que tal vez fue “la joya”, en materia económica, de la reunión fue el lanzamiento del “Sucre”, la “moneda” de la alianza izquierdista de nueve países, la cual comenzará a operar en enero de 2010, y la cual es una unidad monetaria virtual para el comercio intrarregional con la que se aspira a escapar de la dependencia del dólar.

En este sentido, durante la Cumbre del ALBA se acordó la entrada en funcionamiento del Sistema Unitario de Compensación Regional (Sucre), para promover el comercio mediante la compensación de pagos sin utilizar el dólar.

Así pues, el Sucre es una unidad de cuenta común, moneda sin existencia material, acordada por los países para contabilizar sus operaciones compensadas, es decir determinar los valores en un intercambio de productos por mercancías o servicios.

Se trata de un complejo proceso como el que recorrió la Unión Europa con el euro, que primeramente fue el “Ecu (European Currency Unit)” como unidad de cuenta común. El ALBA pretende que, como el euro, tenga en el futuro propiedades de una moneda común, con existencia física.

Y es que hasta que no llegue ese momento, no podrá cumplir las otras funciones que tienen las monedas de reserva de valor o medio de pago para los agentes comerciales tanto importadores como exportadores.

El Sucre se valoriza a partir de una canasta de las monedas locales de cada país miembro y de una cesta de divisas, y será utilizada por los Bancos Centrales y dos organismos que se crean, la Cámara Central de Compensación y el Fondo de Reservas y Convergencia Comercial.

No se trata de ser “ave de mal agüero”, pero en lo personal no creo que les vaya a funcionar mucho su nueva unidad monetaria. Y no es sólo mi opinión; sino que se pueden constatar diversos puntos de vista por parte de economistas, empresarios y dirigentes políticos de los países del ALBA que ya advirtieron de los peligros de que ésta unidad de cuenta termine entorpeciendo los mecanismos de comercio en el bloque.

Como toda Cumbre, ésta concluyó con una Declaración Final, en la que los mandatarios, cancilleres y ministros del bloque regional izquierdista consideraron "inaceptable" utilizar la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo internacional para incrementar la presencia militar estadunidense en la región. ¿Y qué otra opción había? ¿Entregar a Colombia al crimen organizado o pedir ayuda a EE.UU.?

Y como no podría faltar, en la Declaración los gobernantes del ALBA ratificaron una vez más su rechazo al embargo económico de Washington a Cuba y reclamaron su cese inmediato. Es increíble que siga habiendo pronunciamientos de esta forma. La verdad es que a Cuba no le interesa que se levante el embargo comercial, ya que para ellos es muy cómodo hacerse las víctimas y culpar de todos sus problemas a EE.UU. En la práctica es más fácil que EE.UU. levante el embargo comercial a que Cuba lo acepte, ya que en ese momento la isla dejará de tener pretextos para su subdesarrollo y se darán cuenta de que en realidad son una nación pobre por su política económica retrógrada izquierdista. 

 

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

Visita nuestro blog: